Historia, Geografía y Ciencias Sociales

Organización Curricular

Las Bases Curriculares establecen Objetivos de Aprendizaje (OA) que integran habilidades, conocimientos y actitudes.

A. Habilidades

Los Objetivos de Aprendizaje de Historia, Geografía y Ciencias Sociales contemplan una serie de habilidades propias de las disciplinas que conforman esta asignatura. Son valiosas herramientas cognitivas, necesarias para comprender los contenidos estudiados y para adquirir conocimientos en otras áreas y en diferentes contextos de la vida.

Este conjunto de habilidades contribuye a que los alumnos puedan tomar decisiones de una manera responsable e informada, y a que desarrollen el pensamiento crítico y la capacidad de resolución de problemas. Constituyen el fundamento para la formación del pensamiento histórico y geográfico y sobre ellas se construye la comprensión de los métodos de investigación de las Ciencias Sociales.

Para esta asignatura, se han dividido las habilidades en cuatro grupos básicos:

  • Pensamiento temporal y espacial
  • Análisis y trabajo con fuentes
  • Pensamiento crítico
  • Comunicación

Pensamiento temporal y espacial

El tiempo constituye una categoría cognitiva fundamental para el desarrollo del pensamiento. Se busca que los estudiantes desarrollen progresivamente las habilidades vinculadas a la aprehensión temporal y a la aplicación de los conceptos de tiempo y de espacio, para que puedan orientarse, contextualizar, ubicar y comprender los procesos y acontecimientos estudiados y aquellos relacionados con su propia vida.

En los primeros niveles se sientan las bases para la comprensión del tiempo cronológico, prerrequisito para la comprensión gradual del tiempo histórico. Los estudiantes aprenderán el significado y el uso de conceptos temporales y sistemas de medición convencional (como década, generación, siglo, pasado, presente, simultaneidad, continuidad y cambio, entre otros).

A medida que progresan, serán capaces de ubicarse cronológicamente, de distinguir períodos históricos y de reconocer elementos de continuidad y de cambio entre pasado y presente, y entre distintos períodos históricos.

La ubicación espacial se compone de habilidades prácticas e intelectuales que son necesarias para estudiar y entender el territorio. En los primeros niveles, se espera que aprendan a ubicarse en el espacio, utilizando diversos conceptos, categorías y recursos. También se pretende que usen mapas y otros recursos geográficos, y que se sirvan de ellos para obtener información y comunicar resultados.

Estudiar fenómenos por medio de estos recursos permite que el alumno observe patrones y asociaciones en el territorio y comprenda la dimensión espacial de esos fenómenos.

Análisis y trabajo con fuentes

La utilización de diversas fuentes de información, escritas y no escritas, constituye un elemento central en la metodología de las Ciencias Sociales que conforman la asignatura, puesto que el ser humano reconstruye la historia de las sociedades a partir de esas fuentes.

En este sentido, el proceso de aprendizaje requiere que los estudiantes trabajen activamente a partir de ellas, sean dadas por el docente o seleccionadas por el propio alumno en sus indagaciones; eso le permitirá obtener información relevante, formularse preguntas, establecer relaciones, elaborar conclusiones y resolver problemas.

Se pretende que el estudiante desarrolle paulatinamente la capacidad de evaluar las fuentes a las que se enfrenta (en el ciclo siguiente se profundiza este desafío); de ese modo, se aproximará a los métodos de la Historia, la Geografía y las Ciencias Sociales.

En este ciclo comienzan a desarrollarse las habilidades relacionadas con la investigación de manera más explícita y formal, especialmente a partir de quinto básico. Bajo esta perspectiva, se espera que los contenidos abordados a lo largo de la enseñanza básica despierten la curiosidad de los estudiantes y los motiven a formularse preguntas y a buscar respuestas de manera autónoma.

Para ello, se busca que sean capaces de conocer y experimentar los pasos propios de una investigación; es decir, que empiecen a sistematizar los diversos aspectos implicados en el proceso de buscar respuestas a determinadas preguntas.

Pensamiento crítico

Durante el ciclo básico, se espera que los alumnos reconozcan el carácter interpretativo del quehacer de las Ciencias Sociales. Se busca que aprendan a distinguir las múltiples percepciones que pueden existir en torno a un mismo fenómeno, y que sean capaces de comparar y contrastarlas a fin de que logren extraer conclusiones debidamente justificadas.

También se pretende que comiencen a evaluar los argumentos y la evidencia que sustentan cada visión. Al progresar, serán capaces de desarrollar una visión propia respecto de los contenidos del nivel y de temas cercanos de su interés, apoyándose en fuentes y en otros recursos para fundamentar sus propias ideas.

Comunicación

Esta habilidad busca reforzar en los estudiantes la capacidad de transmitir a otros -de forma clara, respetuosa y deferente- los resultados de sus observaciones, descripciones, análisis o investigaciones, por medio de distintas formas de expresión oral y escrita.

Para ello es importante desarrollar la capacidad de hablar y de escribir de forma correcta, así como promover el diálogo y la disposición a recibir y escuchar opiniones diferentes a las propias. Igualmente importante es que se familiaricen con el uso y manejo de diversos recursos y TICs, que les permitan elaborar estrategias más precisas para apoyar la comunicación de sus ideas.

B. Ejes temáticos

En términos curriculares, esta propuesta de Objetivos de Aprendizaje (OA) presenta tres ejes disciplinares: Historia, Geografía y Formación Ciudadana.

La opción de explicitar los ejes responde al propósito de potenciarlos, de modo que se complementen e interactúen para que los estudiantes alcancen los objetivos globales de la asignatura y logren un desarrollo integral.

Los Objetivos de Aprendizaje se organizan en cada nivel de acuerdo a esos tres ejes, los que no implican una definición del orden en que se deben tratar los OA a lo largo del año escolar.

Historia

En este eje se busca despertar el interés y el entusiasmo por el estudio de la historia como una forma de profundizar el conocimiento y la reflexión acerca del ser humano, y también, promover que los estudiantes desarrollen un pensamiento histórico que les permita desenvolverse crítica y responsablemente en la sociedad.

Con relación a la secuencia temática, en primero básico se trabaja con nociones y habilidades básicas de pensamiento temporal, con el reconocimiento de la propia individualidad e identidad personal, con el desarrollo del sentido de pertenencia a la familia, a comunidades locales y a la nación, y con el conocimiento y la valoración de su propia cultura en sus diversas manifestaciones, de los símbolos representativos y del aporte que diferentes personas han hecho a la sociedad a lo largo de la historia de Chile.

En segundo básico se familiariza a los alumnos con la diversidad cultural de la sociedad chilena y con algunos de los hitos y procesos que han contribuido a esta diversidad a lo largo de su historia. En primer lugar, se estudian los pueblos indígenas que habitaron el actual territorio nacional en el período precolombino, enfatizando en el reconocimiento de su legado en expresiones del patrimonio cultural y en su presencia en la actualidad. Luego se abordan los aportes realizados por españoles e indígenas y la importancia del mestizaje en la conformación de nuestra sociedad. Finalmente, se destacan los aportes realizados por inmigrantes de diferentes naciones a lo largo del tiempo, la huella que han dejado en nuestro país y su contribución a la riqueza y diversidad cultural de nuestra sociedad.

En tercero básico, la mirada se vuelve hacia el estudio de las sociedades griega y romana antiguas. Aunque la enseñanza respecto de estas civilizaciones se enfoca a sus aspectos más concretos y cotidianos, el objetivo es que los estudiantes reconozcan el legado del mundo clásico en nuestra cultura y en su vida actual. Con ello se busca que los estudiantes amplíen su mirada hacia otras culturas distantes en el tiempo, para que puedan comprender cómo la diversidad cultural y las múltiples maneras que han existido -y existen- de resolver desafíos comunes a toda sociedad, traspasa los horizontes de su entorno y de su cultura, y constituye un rasgo permanente de la humanidad a lo largo de la historia.

A partir de cuarto básico, se inicia un estudio más cronológico de la historia. Se pretende que, a partir de este nivel, los estudiantes tomen conciencia, paulatinamente, de la multicausalidad de los
procesos históricos y de su carácter temporal. Así, en este nivel se abordan las grandes civilizaciones americanas, sus características, su legado y su presencia en la actualidad.

En quinto básico se trabajan los períodos de descubrimiento y conquista de América y de Chile, y el período colonial, mientras que en sexto básico se estudia la historia republicana de nuestro país. En estos dos años escolares, se privilegia una óptica que promueva un conocimiento empático capaz de atender al contexto histórico de estos procesos.

Geografía

La Geografía permite al estudiante explorar la diversidad del mundo y la multiplicidad de culturas y paisajes y, desde esa base, reconocer cómo la relación entre el ser humano y su medioambiente se define por constantes procesos de adaptación y de transformación.

Se busca que comprenda que el territorio es el escenario y el contexto de referencia del quehacer humano, tanto en el pasado como en el presente.

Con relación a la secuencia temática, en primero básico los estudiantes empiezan a reconocer y usar herramientas geográficas y categorías de ubicación relativa y orientación espacial. Se espera que logren ubicarse en contextos geográficos próximos y que estos vayan ampliándose progresivamente. En este nivel se establece un acercamiento al tema del trabajo, por una parte, y al reconocimiento de la diversidad cultural en el mundo, por otra.

En segundo básico se incorporan categorías de ubicación absoluta, se inicia el trabajo con el concepto de paisaje (en este caso, diversos paisajes de Chile) y se incluye vocabulario geográfico. En este mismo nivel y eje, se abordan OA directamente vinculados con el eje de Historia. Es el caso de los temas referidos a la localización de los pueblos precolombinos de Chile y a la relación que esos pueblos establecieron con su medio geográfico.

En tercero básico, se avanza en el reconocimiento y uso de herramientas geográficas, en el trabajo con diversos paisajes y en la utilización de vocabulario geográfico. En este nivel se aborda más explícitamente la relación entre el paisaje y la manera en que un pueblo o cultura se adapta y lo transforma; se utilizan ejemplos derivados de las zonas climáticas de la Tierra y otros que permiten reconocer la influencia de factores geográficos en el desarrollo de los pueblos estudiados en el eje de Historia (griegos y romanos).

En cuarto básico, los temas de geografía se centran en diversos aspectos del continente americano (paisajes, recursos, características físicas, población y otros), en concordancia también con el eje de Historia. Adicionalmente, se introduce el trabajo con la red cartográfica y algunos conceptos y problemas ligados a la Geografía y a la Economía, como el carácter limitado de los recursos, la distinción entre recursos naturales renovables y no renovables, y el desarrollo sostenible.

En quinto y sexto básico, el foco está en la geografía de Chile. En quinto, se enfatiza en las características físicas, a propósito de las zonas naturales, y en sexto, se destaca la interrelación de los elementos físicos y humanos en el contexto de las regiones político-administrativas. En estos niveles, la Geografía vuelve a interrelacionarse con conceptos y principios básicos de Economía; por ejemplo, mediante el reconocimiento de distintos ejemplos de cómo el trabajo de las personas agrega valor a los recursos naturales.

Formación Ciudadana

El eje de Formación Ciudadana busca que los estudiantes desarrollen los conocimientos, las habilidades y las actitudes que son fundamentales para participar activa y responsablemente en una sociedad democrática.

Se espera que aprendan a participar en ella por medio de acciones en su vida cotidiana, en la escuela y en el hogar.

Se pretende también que se apropien de las habilidades que se ponen en juego en la vida en una sociedad que es cada vez más diversa. Por ejemplo, las capacidades para expresar coherentemente sus ideas, dialogar, defender argumentos y persuadir y, asimismo, las habilidades para trabajar en equipo y llegar a acuerdos.

Con relación a la secuencia temática, en los niveles de primero a sexto básico se despliegan progresivamente las líneas que articulan la formación ciudadana. A partir del primer año, se avanza en el conocimiento y la valoración de las instituciones públicas y privadas, partiendo de las más cercanas, vinculadas a su vida cotidiana, hasta abordar, en quinto y sexto básico, las instituciones y los procesos propios de la vida política en democracia, considerando, entre otros, los poderes del Estado, la Constitución y las formas de elegir autoridades.

En los primeros niveles se motiva a los estudiantes a ejercer una ciudadanía activa a través de la participación, que al comienzo queda circunscrita fundamentalmente a la interacción dentro de la sala de clases. Este aspecto se amplía, progresivamente, hacia el desarrollo de proyectos en equipo en la escuela y en la comunidad, y el ensayo del juego democrático dentro de su curso. Se espera que se hagan cargo de algunas responsabilidades y que su participación signifique un aporte real que los involucre en el bienestar de su comunidad.

Con respecto a la dimensión relacionada con el aprendizaje de los derechos y los deberes, la primera aproximación viene desde la comprensión y el cumplimiento de las normas básicas de convivencia y de respeto a los demás, y progresa hasta el reconocimiento de los derechos humanos y de la de que sean respetados como base para la democracia, así como de los mecanismos que existen en Chile para resguardarlos, partiendo por nuestra Constitución Política.

Por su parte, el aprendizaje de las virtudes ciudadanas se inicia con la práctica de ciertos hábitos de cortesía y actos de colaboración con la comunidad más cercana, y avanza progresivamente hacia un comportamiento que integra actitudes como tolerancia, convivencia respetuosa, responsabilidad, honestidad y esfuerzo personal.

Cabe destacar que los OA de Formación Ciudadana apuntan a diferentes temas. En algunos casos, se refieren a aprendizajes de carácter más conceptual y en otros, se centran en el desarrollo de actitudes. En este marco, es fundamental transferir los aprendizajes de Formación Ciudadana a los ejes de Historia y Geografía, abordando los OA de manera integrada.

C. Actitudes

Las Bases Curriculares de Historia, Geografía y Ciencias Sociales promueven un conjunto de actitudes para todo el ciclo básico, que derivan de los Objetivos de Aprendizaje Transversales (OAT). Las actitudes así definidas son Objetivos de Aprendizaje, que deben ser promovidos para la formación integral de los estudiantes en cada asignatura.

Los establecimientos pueden planificar, organizar, desarrollar y complementar las actitudes propuestas según sean las necesidades de su propio proyecto y de su realidad educativa. Las actitudes a desarrollar en la asignatura de Historia, Geografía y Ciencias Sociales son las siguientes:

a. Demostrar valoración por la vida en sociedad para el desarrollo y el crecimiento de la persona.
Los Objetivos de Aprendizaje promueven desde los primeros niveles el conocimiento del propio entorno y el fortalecimiento de los lazos de pertenencia hacia la familia, la comunidad, la localidad y el país. Progresivamente se introduce a los estudiantes en el conocimiento y la valoración de instituciones propias de la vida en una sociedad democrática.

b. Demostrar valoración por la democracia, reconociendo su importancia para la convivencia y el resguardo de derechos.
En los Objetivos de Aprendizaje se promueve la valoración de la democracia como el sistema que resguarda de mejor manera los Derechos Humanos, a partir de la familiarización de los estudiantes con la convivencia democrática, del incentivo a la participación activa y del conocimiento de la institucionalidad democrática chilena.

c. Comportarse y actuar en la vida cotidiana según principios y virtudes ciudadanas.
Los Objetivos de Aprendizaje de la asignatura promueven explícitamente el desarrollo de actitudes y acciones que reflejen virtudes ciudadanas, lo que constituye una de las líneas fundamentales del eje de Formación Ciudadana.
Por ejemplo, se fomentan formas de relacionarse marcadas por el respeto a los demás, la tolerancia, la empatía y la consideración por el otro, y el respeto a las normas de convivencia y de participación, instando a los estudiantes a asumir roles y responsabilidades y a actuar con honestidad, hablando con la verdad y manteniendo los compromisos adquiridos.

d. Establecer lazos de pertenencia con su entorno social y natural a partir del conocimiento, la valoración y la reflexión sobre su historia personal, su comunidad y el país.
Los Objetivos de Aprendizaje promueven que el alumno vaya construyendo su propia identidad a través de dos líneas principales. Por una parte, por medio del reconocimiento de sus características y particularidades, en un marco de valoración por el carácter único de cada ser humano. Por otra, a través del conocimiento de la historia y la cultura de su familia, de su entorno, comunidad y región, y del país, promoviendo la identificación y el sentido de pertenencia por medio del reconocimiento de costumbres, tradiciones, símbolos, patrimonio, paisajes y trabajos, entre otros.

e. Participar solidaria y responsablemente en las actividades y proyectos del establecimiento y del espacio comunitario, demostrando espíritu emprendedor.
Los Objetivos de Aprendizaje promueven una formación ciudadana activa, enfocada a la práctica y a que los estudiantes sean conscientes de que, como ciudadanos, son responsables del bien común y del cuidado de espacios comunes. Esto va dando lugar, en los niveles superiores, a la gestación e implementación de proyectos concretos para solucionar problemas de la comunidad.

f. Respetar y defender la igualdad de derechos esenciales de todas las personas, sin distinción de sexo, edad, condición física, etnia, religión o situación económica.
Los Objetivos de Aprendizaje enfatizan el reconocimiento y respeto de los derechos fundamentales de las personas y el rechazo de todo tipo de discriminación. Se promueve además un compromiso activo con la defensa de estos derechos y con la capacidad de reconocer y actuar en aquellas situaciones cotidianas en que estos son vulnerados.
Asimismo, se apropian de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y de su concreción en la Constitución Política de Chile.

g. Respetar y defender la igualdad de derechos entre hombres y mujeres y apreciar la importancia de desarrollar relaciones que potencien su participación equitativa en la vida económica, familiar, social y cultural.
Los Objetivos de Aprendizaje promueven que se reconozca el rol y la importancia de hombres y mujeres en las sociedades que se estudian, considerando a ambos géneros en el devenir histórico. A su vez, contemplan el reconocimiento de los avances logrados en la igualdad de derechos de hombres y mujeres en Chile.

h. Reconocer la importancia y la dignidad de todos los trabajos, valorando y respetando a las personas que los realizan.
Los Objetivos de Aprendizaje promueven, desde los primeros niveles, el reconocimiento del trabajo como un derecho fundamental para el desarrollo de la persona y de la sociedad, así como la dignidad de los distintos trabajos y de quienes los realizan.

i. Trabajar en forma rigurosa y perseverante, con espíritu emprendedor y con una disposición positiva a la crítica y la autocrítica.
Los Objetivos de Aprendizaje y las habilidades propias del ciclo promueven, de manera continua y transversal, el desarrollo de la iniciativa personal, la tolerancia a la crítica, la capacidad de autocrítica y el espíritu de superación para el logro de objetivos a partir de la rigurosidad y la perseverancia.

Texto no definido
Subir

Sugerencias y comentarios